SE CORTÓ EL CHORRO
04.02.2019

Funcionarios del Mvotma acusan a la ministra De León de generar una «cultura del miedo»

De las licencias cortadas a la «vaquita» para tomar agua: los trabajadores aseguran que la ministra entorpece el clima de trabajo y cortarán todas las habilitaciones ambientales si la ministra no acepta sentarse a dialogar.

Si para el miércoles que viene la titular del Ministerio de Vivienda y Medio Ambiente (MVOTMA), Eneida de León, no acepta la creación de un «ámbito de negociación» con los funcionarios, los trabajadores suspenderán todas las habilitaciones ambientales. La medida afectará varios proyectos, pero principalmente uno en el que este Gobierno quiere actuar con rapidez: la instalación de la nueva planta de UPM.

En su comunicado, el sindicato aseguró que «en otra muestra de atropello a los trabajadores, la ministra Eneida de León suspendió las licencias de funcionarios de Dinama vinculados al proceso de aprobación de la segunda planta de UPM y los proyectos relacionados». Según los trabajadores, la ministra dio esa orden «en forma verbal, injustificada y prepotente».

La vocera de Afumvotma, Rossana Berrini, dijo a Montevideo Portal que la ministra no explicó el motivo de su decisión, pero como pidió el regreso de funcionarios que estaban trabajando en los proyectos de UPM, se supone que lo hizo con el objetivo de acelerarlos. Sin embargo, lo hizo en vano (lo que vuelve la decisión más incomprensible, señaló), ya que el cronograma establecido siguió cumpliendo los mismos tiempos ya programados.

Además, la semana pasada la ministra avisó mediante nueva orden que el personal podía ahora hacer uso de su licencia. El perjuicio, dijo Berrini, estaba hecho, ya que muchos trabajadores ya habían suspendido las vacaciones programadas (algunos estaban fuera del país). «Se trataba de licencias consensuadas, se sabía desde hace tiempo que las iban a tomar», acotó Berrini.

Otros funcionarios, consultados por Montevideo Portal, aseguran que el pedido de suspender las licencias se hizo «para no resentir de ninguna forma el proceso de evaluación de impacto de UPM y sus proyectos asociados». Sin embargo, la suspensión de las licencias -comunicadas en forma verbal- «no genera ningún resultado vinculado a acortar los plazos de este cronograma, sino que genera una situación de estrés, sobrecarga y desestimulo, que atenta contra la eficacia y eficiencia en el desempeño laboral».

Los trabajadores aseguran que ningún atraso en proyectos de UPM está vinculado al proceso de análisis técnico de Dinama, sino que en algunos casos la empresa no cumplió con los plazos de entrega y en otros la información enviada no cumplía con lo solicitado por el organismo.

La situación, según estas mismas fuentes, genera un «clima de tensión permanente» y provoca que «se pongan en riesgo garantías técnicas en un proceso en el que el país se juega mucho».

Consultada al respecto, Berrini dijo que la independencia de los técnicos no está en duda porque «los funcionarios son del Estado, no del gobierno de turno, y harán lo mejor para el país porque es el país el que paga».

Si para el miércoles a las 12 no hay contacto por parte de las autoridades, «se cortan todas las habilitaciones ambientales», dijo Berrini.

El destrato y la «vaquita» de los funcionarios

Sobre las acusaciones de destrato por parte de la ministra, hechas por algunos funcionarios, Berrini comentó que De León «no es una persona que se dirija de las mejores formas» al personal con el que trabaja, pero que personalmente no ha podido comprobarlo porque la ministra no los ha recibido.

Aseguró que la ministra no suele brindar explicaciones de sus decisiones, como en el caso de las licencias. Como ejemplo, narró que un día mandó sacar todos los bidones de agua del ministerio sin dar motivos. «Es absurdo eso en un ministerio en el que viene gente del exterior con frecuencia, y que ahora no tiene acceso a tomar agua. Tuvimos que hacer una vaquita y pagar entre los trabajadores un dispensador con agua», contó.

Funcionarios consultados por Montevideo Portal aseguraron que De León «lejos de acelerar el proceso lo entorpece y complejiza cada vez que interviene». Agregaron que «es imposible hablar con la ministra», que coloca a los funcionarios «en una situación de destrato y acoso, generando una cultura del miedo». «Las cosas no salen a los gritos, salen con un equipo técnico que trabaje seriamente y pueda prever todas las posibles situaciones para no afectar el ambiente, que entendemos es el principal objetivo de nuestro trabajo», apuntaron.


FUENTE:
Montevideo Portal
https://www.montevideo.com.uy/Noticias/Funcionarios-del-Mvotma-acusan-a-la-ministra-De-Leon-de-generar-una-cultura-del-miedo–uc709165